Instituto Lula

Menu

Iniciativa América Latina

Por una América Latina verdaderamente integrada

¡Lea más sobre la iniciativa!

El gobierno Lula (2003-2010) promovió una remodelación en la política externa brasileña, ampliando los intercambios comerciales con aliados diversificados, en todos los continentes. En ese proceso, los países de América Latina y el Caribe desempeñaron, desde muy pronto, un importante papel. Como presidente, Lula hizo 114 viajes a los países de la región, que resultaron en un aumento de cuatro veces en el saldo comercial con la región, que saltó de cerca de dos mil millones, en 2002, a ocho, en 2010. Tanto las importaciones como las exportaciones se incrementaron durante el período del gobierno Lula.

El Instituto Lula se propone trabajar en pro de una mayor integración latinoamericana, una integración que no se restrinja solo al plano comercial y que no sea asimétrica, sino que pueda convertir a América Latina y el Caribe en un polo de poder, a tono con la nueva geopolítica mundial, en un planeta que ya no es más bipolar. Los retos son innumerables, y van desde trabas burocráticas hasta dificultades logísticas con la infraestructura de transporte del continente.

En un escenario en que el subcontinente vive mayoritariamente bajo gobiernos progresistas, las oportunidades para el avance en este tema están dadas. “América Latina dio un salto en la última década, con los gobiernos progresistas. La democracia se volvió la regla, toda la región creció, y hubo avances sociales tanto en la reducción de la pobreza como en la reducción de la desigualdad”, evalúa el ex ministro Luiz Dulci, director del Instituto Lula para la iniciativa América Latina. “Esa sintonía permitió también un avance en la integración. Además del Mercosur, se crearon la Unasur y la Celac (Comunidad de los Estados Latinoamericanos y Caribeños). Nuestra idea es la de que ese proceso puede y debe seguir avanzando, con un esfuerzo más estratégico”.

Recientemente, el Instituto Lula promovió encuentros con movimientos sociales y con intelectuales de la región para debatir los desafíos de la integración. El trabajo sigue, con un encuentro con empresarios previsto para los próximos meses. El resultado de esos encuentros será puesto a disposición de los gobiernos de la región para servir de guía a una mayor integración y sinergia entre los países de América Latina y el Caribe.