Instituto Lula

Menu


El Origen

El sertanejo es ante todo un fuerte. Acuñada por el escritor Euclides da Cunha sobre el habitante del semiárido Nordeste brasileño, la frase parece ajustarse a la personalidad de Lula desde su nacimiento. Nordestino, pobre, séptimo hijo de una pareja de labradores analfabetos, Luiz Inácio Lula da Silva nació en 1945 en una casa con dos ambientes y piso de tierra en la zona semiárida del estado de Pernambuco. Sin luz, agua canalizada, baño o zapatos, el niño tenía 7 años cuando se montó en un camión pau-de-arara y, cumpliendo la suerte de miles de otros brasileños, “se desbarrancó” hacia el sur-maravilla con su madre y hermanos, a fin de reencontrar al padre, que había partido semanas antes del nacimiento de Lula, en busca de una vida mejor lejos de la sequía y de la miseria. Instalado en el litoral de São Paulo, Lula empieza a trabajar desde niño, en el muelle de Santos, para ayudar con los gastos de la casa. Vendedor ambulante a los 8 años y lustrabotas a los 9, se vuelve ayudante de tintorería al inicio de la adolescencia, cuando se muda a São Paulo con la madre, ahora separada del padre, y los hermanos solteros. Concluye la primaria y, empleado en una metalúrgica a los 14 años, es admitido en el curso técnico de tornero mecánico del Senai. 

1949, retrato com irma Garanhuns.Lula niño al lado de su hermana.

Brasil avanza con la ráfaga desarrollista promovida por el presidente Juscelino Kubitschek. La región del ABC, en la Gran São Paulo, se convierte en la más industrializada del país, atrayendo a algunas de las principales metalúrgicas del mundo, como las ensambladoras Scania y Volkswagen. Sertanejo y fuerte, Lula es uno de los muchos migrantes nordestinos que se instalan en la línea de producción y hacen de la metalurgia su profesión. Tiene 17 años cuando pierde el dedo mínimo de la mano izquierda en un accidente de trabajo, en 1963, y 18 al advenir el golpe militar, en 1964. El fin de las libertades democráticas, la diseminación de la censura y la instalación del aparato represivo coinciden con un largo período de retracción de la economía, acompañada de desempleo, abusos laborales e inflación.

Lula jovem.Lula joven.

Todavía fascinado con el tamaño y las posibilidades de la gran ciudad, una realidad mucho mejor que la de la sequía de Pernambuco, Lula es convencido por un hermano, militante del entonces clandestino Partido Comunista Brasileño, a frecuentar reuniones en el sindicato. Por primera vez, traba contacto con las penurias de la clase trabajadora y aprende expresiones como devaluación salarial, carestía y fondo de huelga. Negociador habilidoso, lo invitan a ocupar una plaza de suplente en la dirección del sindicato que vendría a ser electa al inicio de 1969, inaugurando así su trayectoria de líder sindical.



La Actividad Sindical

La vida sigue imponiéndole retos a Lula y le cobra un precio alto. “Va a mejorar”, oye decir constantemente a su madre, Doña Lindú. Tornero mecánico y suplente de la dirección del sindicato, Lula se casa a los 23 años. Dos años después, pierde a la mujer, embarazada de ocho meses, víctima de una hepatitis agravada por una anemia y por la negligencia de los profesionales de salud que la atendieron. El hijo, un niño, tampoco resiste. Para escapar a la depresión, se sumerge en el trabajo y, habilidoso, es convocado a asumir un puesto en la dirección del sindicato, cambiando por primera vez el turno en la fábrica por una sala en la sede de la entidad. Elaborado el luto por la muerte de Lourdes, vuelve a circular por bares y fiestas y empieza una relación tras otra. Con Miriam Cordeiro, una de sus novias, tiene su primera hija, Lurian. Se casa por segunda vez, con la también viuda Marisa Letícia, con quien tendría tres hijos (Lula también anotaría a su nombre a Marcos, hijo de Marisa que no llegó a conocer a su padre biológico). En 1975, antes de cumplir 30 años, es Lula quien asume la presidencia del sindicato.

Lula y Marisa.Lula y Marisa.

La segunda mitad de los años 1970 se caracteriza por la radicalización de los movimientos de reivindicación de la clase trabajadora. Una vez reprimida violentamente toda forma de oposición a la dictadura, desde el movimiento estudiantil hasta las organizaciones armadas, pasando por la suspensión de mandato de parlamentarios y la prohibición de partidos, la actividad sindical se vuelve una especie de punta de lanza de la contestación, atrayendo el entusiasmo y la solidaridad de militantes de izquierda que ya no encontraban espacio para actuar en sus áreas de origen, desde la Iglesia hasta la Universidad. Entre 1978 y 1980, Lula comanda huelgas generales que asumen proporciones impensables, afianzándose como el mayor nombre de la oposición en el escenario político del país. El 19 de abril de 1980, lo meten preso y pasa 31 días en la cárcel. (https://www.youtube.com/watch?v=_lDcpLOlKu8)  Libertado, retoma la actividad sindical y política. Fundar un partido para conquistar espacio en las esferas decisorias, tanto en el Poder Ejecutivo como en la formulación de leyes más justas para los trabajadores, se vuelve una meta, una misión inevitable.

1980, Lula fichado no DOPS.1980, Lula fichado en el DOPS.



La Trayectoria Política

Surge el mayor y más importante partido político de la redemocratización. Concebido en el cotidiano de luchas del movimiento sindical, el PT es prontamente apoyado e influenciado por intelectuales, religiosos, artistas, estudiantes y militantes egresos de la lucha armada. Lula es su primer presidente. En poco más de dos décadas, su presencia incisiva y casi omnipresente como portavoz de los trabajadores, y principal líder de la oposición, dejaría marcas importantes en el modelo de democracia instalado en el país. En ese período, fue probablemente el principal articulador e incentivador de la Central Única de los Trabajadores, cuya dirección no pudo integrar en razón de la actividad política partidaria: organizó un comité suprapartidario en pro de las elecciones directas y promovió el primer gran acto de las Directas Ya, todavía en 1983; fue el diputado federal más votado de Brasil en 1986; actuó en la formulación de la Constituyente, asegurando la inclusión de derechos civiles y sociales como el derecho a la huelga, la licencia materna de 120 días y la reducción de la jornada de trabajo de 48 a 44 horas semanales; y por muy poco no fue electo el primer presidente de la República tras 29 años sin elecciones directas.

En los años 1990, estuvo al frente del Instituto Ciudadanía, en el que se formularon algunas de las más significativas políticas públicas implementadas en la década siguiente, como el Hambre Cero, y presidió el PT en la campaña por el Impeachment de Collor y por ocasión de la implementación de algunas de las más importantes Comisiones Parlamentarias de Investigación del período, como la que denunció la violación del panel del Senado, en 1991, y el escándalo de los enanos del Presupuesto, en 1993. A lo largo de los ocho años de administración de Fernando Henrique Cardoso, hizo oposición a la política económica recesiva, a la manipulación del cambio de modo a mantener a la moneda artificialmente fuerte, a la compra de votos a cambio de la aprobación del proyecto de ley que aseguró el derecho a la reelección, en 1997, y a la mala gestión del dinero público en programas como el Proer, de recuperación de instituciones financieras, y en privatizaciones de empresas como la Vale, subastada por un precio muy por debajo de lo que de hecho valía. Después de tres campañas electorales frustradas, Lula fue finalmente electo presidente de la República el 27 de noviembre de 2002.



La Presidencia de la República

Lula es el primer obrero que se instaló como inquilino en el Palacio de la Alvorada. Sus dos gobiernos llevan la marca, principalmente, de la implementación exitosa de programas de distribución de ingresos, como el Bolsa Familia, y del acceso de los más pobres a líneas de crédito, salarios más altos, generación de empleos y mejor calidad de vida en educación (ProUni, 14 universidades creadas...), vivienda (Mi Casa, Mi Vida), infraestructura y saneamiento (Luz para Todos, Programa de Aceleración del Crecimiento y otros). La relación del gobierno con la población gana otra calidad, con la realización de más de 70 conferencias nacionales y la apertura sistemática del Palacio del Planalto a diferentes grupos de la sociedad civil organizada. Reelecto para un segundo mandato, Lula realiza la inédita proeza de elegir a su sucesora, Dilma Rousseff, y llega al final del gobierno con récord de popularidad: su administración es aprobada por el 87% de la población en diciembre de 2010, según el Ibope. Las estadísticas de desempleo y de familias por debajo de la línea de la pobreza son las menores desde el inicio de esas mediciones. 

Caravana da Cidadania passa pelo Vale do Ribeira em 1995.Transmisión de la Banda



Post Presidencia

De vuelta al Instituto Ciudadanía, ahora convertido en Instituto Lula, pero aún instalado en la misma dirección de antes del gobierno, en el barrio Ipiranga, en São Paulo, el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva asume una agenda internacional de jefe de Estado, realizando charlas y promoviendo seminarios en varios países. La integración de América Latina y el combate al hambre en África están entre las nuevas prioridades del Instituto, al igual que la elaboración de estrategias capaces de promover el crecimiento económico sin sacrificar la justicia social, la distribución de ingresos, el desarrollo y el consumo. En 2012, Lula supera un cáncer en la laringe que había sido diagnosticado el año anterior. Y, desde junio de 2013, publica un artículo mensual, distribuido a decenas de países por la agencia de noticias del diario estadounidense New York Times.

Lula fazendo a barba.Marisa Letícia afeita a Lula después de descubierta la enfermedad.