Instituto Lula

Menu

"La erradicación de la pobreza es un imperativo moral para nuestras sociedades"

28/09/2017 14:26

La Presidenta de Chile, Michelle Bachelet (al centro), encabezó el evento en Nueva York, que fue moderado por la Secretaria Ejecutiva de la CEPAL, Alicia Bárcena (a la derecha). Foto: CEPAL

De Cepal 

La Secretaria Ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), Alicia Bárcena, moderó hoy en Nueva York una mesa redonda de alto nivel convocada por el Gobierno de Chile para discutir la pobreza multidimensional y la desigualdad en los países de ingreso medio, reunión que se realizó en el marco de la 72⁰ Asamblea General de las Naciones Unidas.

En el evento titulado “Mesa redonda de alto nivel sobre la pobreza multidimensional y la desigualdad en los países de ingreso medio, y el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible”, fue inaugurado por la Presidenta de Chile, Michelle Bachelet, y en él participaron el Presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández; el Primer Ministro de Curaçao, Eugene Rhuggenaath; la Vicepresidenta de Costa Rica, Ana Helena Chacón; y otras altas autoridades de Colombia, España, Filipinas, México, el Administrador del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), Achim Steiner, y el Vicesecretario General de las Naciones Unidas para Asuntos Económicos y Sociales (UN-DESA), Liu Zhenmin.

En su introducción al debate, la máxima representante de la CEPAL señaló que “la erradicación de la pobreza, el primero de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), es una demanda y un imperativo moral para nuestras sociedades, en especial en este momento de la historia en donde el mundo tiene suficientes recursos para satisfacer las necesidades básicas de todos y alcanzar niveles de vida adecuados”.

Alicia Bárcena indicó que la medición de la pobreza se ha concentrado hasta ahora mayoritariamente en aspectos monetarios, pero reconoció al mismo tiempo que este flagelo no solo se refleja en la falta de ingreso para satisfacer las necesidades básicas y, por lo tanto, se necesitan también otro tipo de mediciones que den cuenta del resto de las carencias que sufren las personas.

“Cuando medimos la pobreza por ingresos debe ser para medir el acceso a adquirir bienes y servicios privados. De allí la importancia de contar con un ingreso básico mínimo ciudadano”, remarcó Bárcena.

Agregó que “los indicadores de pobreza multidimensionales –que buscan abarcar una amplia gama de privaciones humanas- son importantes para guiar las políticas públicas, no solo las sociales, sino también las económicas y ambientales que impactan en las condiciones de vida de la población”.

Sin embargo, reconoció que la medición multidimensional de la pobreza presenta varios desafíos e interrogantes que aún deben ser dilucidadas. Destacó asimismo el trabajo ya realizado por países como Chile, Colombia, Costa Rica, Honduras y México, quienes fueron las primeras naciones en América Latina en adoptar medidas multidimensionales de la pobreza y diseñar políticas específicas para tratar este problema.

Relevó además la importancia del trabajo de las comisiones regionales como la CEPAL que, junto a otras instituciones y departamentos de las Naciones Unidas como el PNUD y UN-DESA, han jugado un rol clave en apoyar estas nuevas mediciones multidimensionales e impulsar de esta forma el proceso de cumplimiento de los ODS en los países de la región. Agregó que el sistema ONU debe trabajar en forma más integrada para apoyar a los países considerados “de renta media” para tener datos y formular políticas de pobreza con perspectiva multidimensional.

En su intervención, Alicia Bárcena puso en relieve la labor de la CEPAL a lo largo de los años para investigar los vínculos entre la medición multidimensional de la pobreza y el diseño de políticas públicas, en donde destaca el enfoque de “necesidades básicas insatisfechas” introducido por esta comisión regional de las Naciones Unidas a comienzos de los años 1980. Más recientemente, el trabajo realizado por la institución sobre la pobreza multidimensional ha enfatizado la necesidad de desarrollar mediciones comparables entre los países de América Latina y el Caribe y de superar las carencias de información existentes en aspectos relevantes de la pobreza.

Recordó asimismo que en la segunda reunión de la Conferencia Regional sobre Desarrollo Social de América Latina y el Caribe -órgano subsidiario de la CEPAL- que se realizará en colaboración con el PNUD del 25 al 27 de octubre de 2017 en Montevideo, Uruguay, se analizará precisamente el tema de la pobreza multidimensional.

Durante el evento en Nueva York, la Presidenta de Chile, Michelle Bachelet, nombró las acciones realizadas por el país para actualizar la medición de la pobreza por ingresos e introducir parámetros de medida multidimensionales. Explicó que se incluyeron carencias en los ámbitos de la vivienda y el entorno para entender mejor las brechas sociales y económicas de la población.

"Comprendimos que el crecimiento económico no constituye un fin en sí mismo; es solo una condición para lograr una mejor calidad de vida”, declaró la mandataria chilena.

En tanto, el Presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, se refirió al problema de las drogas, al que calificó como “de vida o muerte”. Indicó que el vínculo de la violencia con la pobreza es clave. “Es imposible hablar de pobreza sin ver que la gente no tiene letrina o cómo se alimenta”, dijo.

Por su parte, la Vicepresidenta de Costa Rica, Ana Helena Chacón, se refirió al índice de pobreza multidimensional (IPM) que su país está implementando y que le permitirá comparar el progreso en su erradicación a nivel internacional. “Hay que entender la realidad de la pobreza mucho más allá del ingreso económico; hay otras limitaciones que la afectan”, recalcó. Y agregó que “ las instituciones públicas deben priorizar la atención a las personas en pobreza extrema y la mejor forma es atendiéndolas directamente”.

El Administrador del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), Achim Steiner, recordó el sufrimiento del Caribe por el impacto de los recientes huracanes y llamó a actuar local y globalmente hacia 2030 para revertir esta “herencia por la inacción frente al cambio climático”.

“Medir la pobreza más allá del ingreso está en línea con la Agenda 2030. La información puede ayudar a focalizar mejor las políticas y así no dejar a nadie atrás”, enfatizó Steiner.

En el evento participaron también Sabina Alkire, Directora de la Iniciativa sobre Pobreza y Desarrollo Humano de la Universidad de Oxford, y Fernando García Casas, Secretario de Estado para la Cooperación Internacional y para América Latina y el Caribe, de España.